Glosario

Acompañar:

ayudar a pensar, reflexionar, eligir, identificar obstáculos, competencias y factores de incidencia. Brindar un espacio de contención y confianza que propicie el autoconocimiento y la búsqueda de información. Escuchar y atender a los sentimientos, dudas, miedos e inquietudes del orientando. Ayudar al otro en la construcción de su proyecto de vida futuro.

Actor:

proponemos a los jóvenes asumir un papel activo y comprometido para con sus propios procesos de elección. Es así como arribarán a una elección auténtica, autónoma y personal.

Carrera laboral:

recorrido profesional de una persona. Hoy es inusual desarrollarse en una única compañía durante toda la vida, ya que el universo laboral es distinto al de años atrás, incierto e inestable. Los profesionales buscan emprender en forma independiente o desempeñarse en distintos ámbitos y asumir nuevos desafíos en diversos rubros o países, con el fin de ser más versátiles y completos.

Decidir:

determinar, resolver una situación dudosa, reconociendo los propios intereses, gustos, valores y competencias, proyectándose hacia el futuro. Muchas veces implica renunciar o postergar otros intereses y establecer prioridades.

Destreza, habilidad y aptitud:

la destreza incluye lo aprendido en el pasado; la habilidad tiene que ver con el presente y con lo que una persona puede hacer hoy más allá de lo aprendido; y la aptitud es la habilidad para aprender y desarrollar las destrezas.

Dinámicas, técnicas:

actividades destinadas a desarrollar y explorar intereses, valores, miedos, competencias y modalidades de elección. Sirven como medio para trabajar aspectos personales que intervienen en todo proceso de elección.

Elección autónoma y auténtica:

decidir y elegir con independencia y de acuerdo a la propia identidad, respetando las propias convicciones, valores e intereses. Construir un proyecto propio, singular y personal, considerando las variables del contexto que toca vivir.

Elegir:

escoger o preferir una opción por sobre otras. Implica establecer prioridades y objetivos, renunciar y realizar un duelo de aquello que se descarta y pasa a ser secundario o postergado. Elegimos a lo largo de toda nuestra existencia, y lo hacemos de manera auténtica cuando lo que decidimos está en sintonía con nuestros intereses, gustos, valores y aptitudes. Requiere de preguntarse qué importancia se va a otorgar a cada actividad.

Empleo:

significa trabajar en relación de dependencia. Ver “trabajo”.

Éxito:

buena aceptación o resultado feliz de un proyecto personal. No necesariamente está vinculado al dinero o al reconocimiento social (o fama).

Misión:

es aquello que hace que nuestro paso por este mundo sea trascendente. Trascender no es sinónimo de éxito ni de espiritualidad en términos de religiosidad, trascender es (según nuestra mirada) darle sentido a nuestra existencia de tal modo que nuestro paso por este mundo sea único e irrepetible.

Hay muchos abogados, médicos, contadores, canillitas, docentes, taxistas, etc., pero sólo yo puedo hacer de la tarea cotidiana algo irrepetible que responda a mis intereses y que haga que el mundo sea, para mi, disfrute y plenitud, a pesar de las dificultades. En la misión se encuentra el sentido último de nuestra existencia. Esta se construye a lo largo de la vida, respondiendo a preguntas como ¿quién soy?, ¿para qué vivo? o ¿qué vengo a dar en este mundo?

Orientar:

acompañar en el proceso de elección. No decidimos por alguien sino que ayudamos a pensar de manera crítica y con objetividad. Orientar es ser un medio para el otro.

Proceso:

conjunto de fases sucesivas. Consiste en avanzar, ir hacia adelante en la construcción de un proyecto.

Tests:

son pruebas que permiten medir y obtener información acerca de la personalidad, los intereses, las competencias y las aptitudes. Ayudan al orientador para recabar información y construir un perfil de personalidad. Sin embargo, esto solo no alcanza porque somos personas dentro de un contexto sociocultural y no podemos pensarnos por fuera de este y concibiendo al entorno como estable y estático. Es necesario considerar el contexto en el que se elige y dar lugar a la escucha, el diálogo y la reflexión. El trabajo principal es el que realiza el consultante.

Trabajo:

no implica relación de dependencia. Los jóvenes suelen decir que nunca trabajaron, pero indagando en profundidad logran mencionar actividades que desarrollaron tanto en forma voluntaria como a cambio de dinero.

Tradición:

transmisión de ritos, costumbres, oficios y profesiones, de generación en generación. Muchas veces, elegir la profesión de uno de los padres puede ser genuina, pero es necesario reflexionar sobre ello y conocer otras variantes.

Valores:

cuestiones significativas que conforman la personalidad de cada uno; con frecuencia intervienen en todo tipo de elecciones que se realizan en la vida. No elegimos únicamente a partir de nuestros intereses, también lo hacemos considerando las cosas que valoramos, el estilo de vida que implica una profesión determinada, el contexto en el que se va a trabajar, etcétera.

Vocación:

suele asociarse a "llamado" o a algo innato que está dentro de uno y que debemos descubrir para luego desarrollar. Sin embargo, pensamos la vocación como un proceso o camino que vamos armando a lo largo de la vida. Hay personas que desde niños saben lo que quieren hacer de adultos, sin embargo, la elección de una carrera no es el fin último; luego deberán elegir dónde trabajar, en qué especialidad, etc. Muchos otros debemos reflexionar y buscar para identificar lo que nos interesa y lo que queremos hacer. La vocación se desarrolla a lo largo de la vida. No es un concepto estático sino todo lo contrario: se va modificando y va tomando distintas formas, por eso debemos ser flexibles al cambio y a lo nuevo, actitud que nos permitirá resolver obstáculos y crear alternativas ante situaciones críticas. Somos un ser siendo en constante movimiento y búsqueda. No todos los caminos son directos.