Modalidad de Trabajo

Pensamos la orientación vocacional como un proceso que incluye etapas que son necesarias para arribar a una elección, genuina y singular, que dará comienzo al desarrollo de la vocación y a la construcción de un proyecto de vida flexible y versátil.

Percibimos la vocación como un concepto dinámico y no como algo estático, absoluto y definitivo. Implica un camino extenso a recorrer en el que se ponen en juego múltiples variables, tanto internos como externos (valores, familia, historia personal, tradiciones, miedos, contexto económico, laboral, intereses, oportunidades, necesidades, imprevistos, que ejerce la sociedad, influencias del entorno, temor a quedar excluidos del sistema, etcétera). Este trayecto lo vamos construyendo día a día, año a año, a través de nuestras elecciones y según el contexto que nos toca vivir. Por esto creemos que es fundamental trabajar y reflexionar acerca de las cuestiones que nos motivan a tomar una decisión y tolerar la renuncia de otras.

Conocernos más nos permite proyectarnos hacia un horizonte propio con mayor claridad y visibilidad. Y como somos seres en permanente transformación y crecimiento, es necesario detenernos a pensar y a observar en qué lugar estamos situados y hacia dónde queremos ir, con quién, con qué equipaje y con qué sentido.

Teniendo en cuenta esto, fomentamos en el adolescente una actitud proactiva y responsable al momento de encarar su proceso de orientación vocacional, transmitiendo una mirada crítica, reflexiva, introspectiva y, a la vez, comprometida con la realidad social y cultural en la que se desarrollarán el día de mañana.

El fin del proceso de orientación es el comienzo de uno nuevo y desconocido. Por eso continuamos acompañando a los jóvenes, para atender sus inquietudes y para asesorarlos ante futuras elecciones y en su inserción al mundo laboral.

Nuestro nombre, armando, representa nuestra filosofía de trabajo. armando es permitirse pensar, conocerse, aprender a elegir, adquirir herramientas para tomar decisiones actuales y para el futuro, construir en conjunto respetando a cada persona que se acerca a nosotros.

 

Cómo pensamos la orientación vocacional

Pensamos a la orientación vocacional como una disciplina que va más allá de la que intenta ayudar a los jóvenes que se encuentran en la última etapa de la escuela secundaria en la construcción de sus proyectos de vida. La orientación vocacional, desde nuestra mirada, incluye a todo aquel que se pregunta acerca de la vida, de los proyectos, de los caminos tomados o por tomar. Ofrecemos acompañamiento a toda persona que tiene inquietudes tales como: “Mi trabajo ya no me satisface”, “Lo que venía haciendo ya no me genera interés”, “Tengo ganas de hacer algo nuevo, diferente”, “Me gustaría empezar a pensar en mi retiro”, “Lo que elegí no es lo que esperaba”, “Tal vez sea el momento de realizar un posgrado”, “No me veo a futuro haciendo lo que hago”, entre otras. Ofrecemos un espacio para detenerse a observar, profundizar, analizar, conocerse y conocer.

 

Sobre los procesos intensivos o acelerados

Si bien recomendamos realizar los procesos con un margen de tiempo considerable antes de realizar una elección (para alumnos que se encuentran cursando la secundaria: durante la segunda etapa del anteúltimo año o durante la primera etapa del último), la realidad y la distancia muchas veces se impone e impide seguir el ideal propuesto.

En ocasiones, los jóvenes no se apropian de la pregunta acerca de qué hacer después del secundario hasta último momento y como resultado consultan con poco tiempo para trabajar con la comodidad necesaria. Si bien esto no es lo más adecuado –los tiempos internos de procesamiento se acortan y también los de la etapa de investigación-, también ofrecemos procesos de mayor intensidad y frecuencia que muchas veces son de utilidad para quienes viven lejos de nuestros consultorios o en otras provincias.

Esta modalidad puede realizarse a) en forma presencial, pautando días y tiempos de trabajo según la disponibilidad de cada uno, b) vía Skype o c) presencial-Skype. Por otro lado, es importante aclarar que nuestros procesos implican un acompañamiento posterior a los encuentros con el profesional. Estos podrán hacerse tanto en forma presencial como virtual (mail, Skype, SMS, Whatsapp). 

Qué ofrecemos

  • Procesos de orientación vocacional a alumnos que cursan sus últimos años del secundario. Presenciales y vía Skype (en argentina y para hispanohablantes de otros países del mundo).
  • Reorientación vocacional para quienes desean repensar su elección o realizar un cambio.
  • Procesos para aquellos que desean aprovechar viajes a Bs.As. Pueden ser presenciales, vía Skype o con ambas modalidades.
  • Cursos y espacios de reflexión y supervisión de orientación vocacional para profesionales.
  • Talleres de capacitación en herramientas laborales.
  • Orientación laboral a jóvenes y adultos que desean repensar su carrera profesional o que buscan reinsertarse laboralmente.
  • Orientación laboral para aquellos que necesitan herramientas para reinsertarse laboralmente.
  • Talleres de reflexión/sensibilización para alumnos de los últimos años del secundario.
  • Ciclo de talleres de diversas temáticas para escuelas secundarias. Esta modalidad puede incluir un trabajo con los padres.
  • Atención psicológica a adolescentes y adultos.

Cómo trabajamos

  • Los procesos tienen una duración promedio de nueve encuentros semanales de una hora. No obstante, podemos adaptarlo según tus tiempos y necesidades.
  • Utilizamos dinámicas, técnicas, juegos, ejercicios y cuestionarios que favorecen la exploración de intereses, valores y aptitudes y que promueven el diálogo y la conexión con la problemática.
  • Generamos un clima de trabajo que permite reducir la angustia, elaborar miedos, despejar inquietudes y actuar, para favorecer la aparición de sentimientos, actitudes e intereses.
  • Promovemos una actitud de trabajo activa y responsable. Iniciar un proceso es un compromiso con uno mismo.